Reseña de La Casta de los Metabarones

Share Button

Ésta imponente obra es una de las mejores sagas de ciencia ficción que ha dado el cómic actual. Nació de la mano de Juan Giménez (historietista e ilustrador argentino, nació en 1943 y falleció en Abril de éste año por el COVID-19, reconocido mundialmente por diversas obras desarrollando su temática en torno a portentosos mundos imaginarios pertenecientes al género fantástico y a la ciencia ficción, además diseñó el segmento " Harry Canyon" de la película americana Heavy Metal en 1980) y Alejandro Jodorowswky (nacido en Chile en 1929 , se ha destacado cómo escritor ,cineasta, comediante ,dramaturgo, guionista, novelista, poeta, creador de cómics , terapeuta, creador de la Psicomagia y especialista en el Tarot de Marsella). La casta de los Metabarones se inmersa en un mundo de fantasía y ciencia ficción a escala épica tomando aspectos de la tragedia griega (se reconoce la influencia del universo presente  en la serie de novelas  Dune de Frank Herbert, mezclado con elementos del Japón antiguo con la Edad Media, imágenes futuristas de la space opera, mitos y ritos del mundo de los caballeros antiguos), la serie ocurre a lo largo de varias generaciones donde se relata una dinastía de guerreros perfectos conocidos como los Metabarones condenados a ser deformados o heridos por el padre que los ha de entrenar (siendo reemplazada la parte dañada con un implante cibernético) y a quién deben matar como parte de la prueba ritual necesaria para convertirse en el nuevo Metabaron, rey y mercenario. Éste linaje vive en un planeta que encierra un gran secreto que es la existencia de una sustancia capaz de despojar de gravedad a cualquier objeto por grande que sea llamada Epifita. Un accidente desencadena los acontecimientos y el secreto habrá de ser vendido al Imperio Galáctico, en un tiempo salvaje donde diversos mercenarios provocan o participan en diversas guerras con todo tipo de armamento bélico futurista, luchando sobre todo por tecnología, recursos y territorios. A pesar de diversas subtramas y numerosos personajes se observa un hilo conductor que conduce a un universo cautivante y fascinante de la mano de las fantásticas imágenes y recreaciones de Juan G. y los delirios metafísicos de Alejandro J.

Reseña por Ariel Grandón O.

Los comentarios están cerrados.